Es curioso como me encargaron esta ilustración para una nota de agencia. El editor no recordaba el nombre, pero sí algunos hitos de su histora. Una rápida búsqueda me convenció de que no podía ser otro. Estudiante de medicina y músico, jefe Tupamaro (se le atribuye la ejecución de Dan Mitrione). Prisionero y rehén en aislamiento absoluto que rozó la locura mística. Refugiado y estudiante de nuevo en Suecia, sus avances en el diagnóstico del Alzheimer le valieron la candidatura al Nóbel. Protagonista de un libro y una película: El Círculo. Otra de esas rarezas que vienen exhibiendo los uruguayos.

Enlaces a esta entrada
Este domingo, ya pasada la medianoche, me dispuse a disfrutar de la última creación del talentoso Barragán (quien me acompañó muchas tardes desde "La siesta inolvidable", junto al gran Halperín). Se anunció una canción dedicada al sinuoso Joaquín Morales Solá y cuál no sería mi sorpresa cuando -a poco de comenzada la canción- (en el vídeo a los 0:57 y de nuevo a los 1:13) reconozco una vieja caricatura mía.

Esta fue una de las pocas veces que hice una caricatura por pedido extra-profesional. La idea fue de Fernando Cassia (que recién empezaba su blog) y coincidió con que yo quería probar un programa recién estrenado. Así que éste fue mi primer ensayo con óleos digitales.

Imagino que la producción del programa recorrió unas cuantas páginas de imágenes en el Google y decidió que mi trabajito era apto para mecharlo con las fotos, lo que no puede menos que satisfacerme. Qué puede ser más satisfactorio que poder aportar un granito de arena para una causa que nos representa. Como periodista gráfico que vive mal que bien del producto de sus manos, espero también que la próxima vez la producción del programa me avise en qué puedo serles útil, que lo haré con mucho gusto. De onda.

Enlaces a esta entrada

Dibujo que debía ilustrar esta nota pero no salió publicada (supongo que al encargarla no calcularon bien el espacio disponible). De las anécdotas recolectadas en la nota puede resultarles interesante a los amigos peronistas la siguiente:

–¿Perón nunca le recriminó que usted lo derrotara aquí en las elecciones de marzo del 73? –le preguntó "Beby".
–¡No, jamás! Perón era inteligente. Además nosotros no derrotamos a Perón: derrotamos a Abal Medina, a Rucci, a Lorenzo Miguel, que lo metieron a Cámpora en eso de venir a torearnos aquí a nosotros en plena campaña electoral. Se olvidaron que aquí el peronismo éramos nosotros.
Como bien dice el cronista, algún García Márquez debería escribir alguna vez la historia del "otoño de este patriarca".


Entretanto, recomiendo visitar el sitio de su hijo Luis Felipe donde se encuentran materiales interesantes para esa novela; tanto de la saga familiar como de la política. Particularmente impresionantes las historias de los dos hijos menores, muertos durante la resistencia a la dictadura. También la nota de María Esperanza, con su evaluación del significado del viejo caudillo para Neuquén.
Enlaces a esta entrada