¿Cuál habría sido el destino de Steve Jobs -luego de abandonar la Universidad- si hubiera nacido en otro tiempo y lugar? No estoy tratando de minimizar la personalidad de Jobs ignorando su fuerte carácter, ingenio, creatividad o cualquier otra de sus virtudes abundantemente elogiadas tras su muerte.
Tampoco estoy tratando de disimular su adaptación darwiniana a las leyes salvajes del Capitalismo: matar o morir. Sólo estoy tratando de balancear sus características individuales con las del medio ambiente que encontró.

Este artículo especula con que en otros lugares (algunos países europeos y casi todos los latinoamericanos) la red de regulaciones existente (como la prohibición de fabricar mercancías en un garaje, por ejemplo) habría frenado su instinto empresarial, llevándolo al fracaso (¿alguien se imagina un mundo sin Apple?...brrrr!). La obvia intención del articulista es celebrar la vía liberal norteamericana al Capitalismo y pedir desregulaciones en otros lugares. Sabemos bien lo que eso significa: ausencia de protección a los derechos de los trabajadores, su salud y seguridad. Todo por el bien de la tasa de ganancia del capital. Una vez que se trasciende el estado fabril del "hágalo Ud. mismo en un garaje" y se interna uno en la competencia capitalista, se deja de ser un individuo para converttirse en un actor social, forzado a jugar según las reglas para sobrevivir. No importa cuáles sean sus sentimientos.

Otro factor clave para que una empresa debutante pueda medrar sin un gran capital inicial, es hacerlo en una rama nueva cuya tecnología esté poco difundida. A fines de los setenta, la electrónica estaba basada en los transistores, y la revolución del chip era difícil de adoptar por parte de las grandes empresas (como IBM) orientadas hacia el mercado corporativo. El campo de los consumidores familiares estaba vacante para que los Jobs y los Gates pastaran y crecieran. Pero, en última instancia, ellos tuvieron que luchar para sobrevivir destruyendo a la competencia y explotando a sus trabajadores (inclusive si terminan suicidándose al saltar por las ventanas de la fábrica, como ocurre en la de China que produce los artículos de Apple).

Por último -pero no menos importante-: sí, la desregulación importa. Las medidas desregulatorias fueron iniciadas por Nixon (poco antes de la invención del chip) en un desesperado esfuerzo por salvar a los capitalistas del estancamiento hacia el fin de la Era Keynesiana de posguerra. Empezó por abandonar el patrón-oro para el dólar y continuó facilitando la emisión de acciones sobre hipotéticas ganancias futuras (particularmente, para empresas financieras cuyo "producto" era negociar con acciones). 
La llamada "Reaganomics" (modelo económico de Reagan) y sus continuadores significó el frenesí de este modo de crear riqueza virtual; lo cual a su vez se tradujo en la creación de una monstruosa red de deudas impagables, ni siquiera vendiendo todos los bienes existentes en el mundo.

Y ese es el secreto detrás de la crisis actual: que alguien tiene que ceder; y una parte de todas esas deudas o riqueza virtual tendrá que desvenecerse en el aire.

Comments (6)

On 21/10/11 21:06 , Nando Bonatto dijo...

Estimado Bob, creo que lo central de Jobs , por encima de su creatividad indiscutida ,en su caracter de apropiador de la creación ajena.
La inventiva, la creacion,las innovaciones, son a mi entender, una tarea colectiva, grupal digamos .Y este buen señor ,tengo para mi, que intentaba patentar hasta la respiración.
Contrario Sensu pongo el ejemplo del creador de Linux, que cagandose en el buen gusto y la elegancia, pone el eje en el carácter enminentemente social e inapropiable de ciertos programas -
saludos cordiales

 
On 22/10/11 1:13 , Bob Row dijo...

Nando: no quería entrar en esa. También en Linux hay patentes privadas. Lo que me importaba destacar es que para sobrevivir en el Capitalismo hay reglas implacables y diferentes momentos históricos. A Jobs le tocó uno muy favorable.
Yo creía que el verdadero inventor había sido wozniack, pero lo vi contando que Jobs le tiraba ideas para que él las lleve a la realidad. Saludos y gracias.

 
On 22/10/11 2:55 , Galliano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
On 22/10/11 2:56 , Galliano dijo...

En sus memorias, Luis Buñuel recuerda que cuando su familia iba en jardinera a la casa de campo, un niño seguía al carro juntando las bostas en un balde, y se pregunta: "Si yo hubiera sido ese niño ¿Qué recuerdos tendría de esa época?"
Jobs es un producto de su época, como Edison fue un producto del capitalismo monopolista; Jethro Tull, de los enclosure ingleses; y Arquímedes, del esclavismo macedónico.

 
On 22/10/11 16:26 , Bob Row dijo...

A ver dónde están los Jobs de hoy para empezar -en medio de la crisis- una empresa tecnológica en un garaje. Se te extrañaba Galliano; bienvenido de vuelta.

 
On 29/10/11 19:52 , ana maría parente dijo...

Luego que se pudo engañar al mundo en el sentido de que la CHINA era roja o maoista aunque los empleados de APPLE dentro de su territorio se
tiren por la ventana.
El sistema que abandonó al parangòn oro porque éste no favorecía a LOS EMPRENDEDORES.
Jóvenes convencidos que son revolucionarios levantando altares a STEVE JOB -que bien dices fué un adaptado perfecto al capitalismo salvaje-.
Que genios engendrará este entrevero.