El próximo 16 de Febrero en Lima, Perú una cumbre entre 9 líderes sudamericanos y 11 jefes de Estado árabes va a discutir una propuesta de  reconocimiento de un Estado Palestino independiente.
Recientemente, Brasil, Argentina, Ecuador y Bolivia reconocieron al Estado Palestino "dentro de la fronteras anteriores a la guerra de 1967". Chile lo hizo sin mencionar mapas; Venezuela y Uruguay apoyan la declaración; Perú y Colombia aún no decidieron su postura.
Estos movimientos generaron inquietudes en las instituciones representativas de las comunidades judías, dentro y fuera de la región. Sus dirigentes suscriben las dudas israelíes sobre la conveniencia de este reconocimiento. Según Oppenheimer:
El vocero del Ministerio del Exterior de Israel, Yigal Palmor, me dijo que un reconocimiento sudamericano de un estado palestino siguiendo los lineamientos de la reciente declaración de Brasil sería ``contraproducente''. Y agregó: ``En este momento, los palestinos se niegan a volver a la mesa de negociaciones. Un reconocimiento de ese tipo los alentaría a no reanudar ningún tipo de negociación''.
El razonamiento detrás de esta declaración sigue una vieja creación de la propaganda israelí: la supuesta "mentalidad oriental árabe", con sus dos desagradables aspectos:

  1. 1. Los árabes no dicen la verdad cuando negocian. Piden el doble para arreglar por la mitad. Si se les ofrece algo van a pedir más.
  2. 2. Los árabes no creen en la coexistencia. Sólo aceptan a otros en tanto "dhimmis", sometidos bajo su protección.
Esta es una mitología conveniente que paga el beneficio de absolver de responsabilidad a la otra parte por sus acciones. Por ejemplo, si continúa expandiendo sus asentamientos en los territorios ocupados mientras está negociando. Ante esto, no es extraño que los palestinos "se nieguen a reanudar la negociación".
Como veremos, el escándalo de los "Palestine Papers" viene a desbaratar esos mitos.

En cuanto a los dirigentes comunitarios árabes y judíos, deberían celebrar la posibilidad de que, finalmente, se complete la Resolución de las Naciones Unidas que en 1947 decidió la división de Palestina en dos Estados -judío y árabe- lado a lado. Sobre todo, la dirigencia judía que sufrió los atentados de 1992 y 1994 en Buenos Aires, debería ver este reconocimiento como un reaseguro que desalentaría la puesta en riesgo de semejante éxito diplomático.
El problema es que las instituciones comunitarias sólo representan a una pequeña fracción de su público, los voluntariamente afiliados con derecho al voto, como en cualquier club. Y sus dirigentes están más preocupados por mantener los beneficios (viajes, prestigio) inherentes a la representación de algunos miles que por consultar la opinión de cientos de miles.

Los "Palestine Papers" y el fin de los pretextos


Cuando estaba redactando este post, la cadena Al Jazeera anunció la publicación de unos 1600 documentos clasificados correspondientes a negociaciones llevadas a cabo entre 1999 y 2010. Los primeros documentos publicados revelan supuestas ofertas generosas (¿rendición?) de los negociadores palestinos durante 2008, hasta que la Operación "plomo Fundido" sobre Gaza interrumpió el trato. Según esto, los palestinos habrían concedido la permanencia de casi todos los colonos judíos (¿bajo soberanía palestina?), así como el control israelí de casi toda Jerusalén, excepto el Haram o Monte del Templo. A cambio (según el llamado "mapa en la servilleta") recibirían territorios desérticos marginales y el retorno de una fracción de los refugiados, hasta completar 100.000 en el curso de 10 años.

La Autoridad Palestina y los negociadores  involucrados han negado la veracidad de los documentos, acusando a la cadena televisiva de manipularlos, presentando los reclamos israelíes como ofertas palestinas.

Las primeras reacciones pro-palestinas han sido, comprensiblemente, hablar de "traición" y "fin de la idea de dos Estados".
En cambio, lo que yo veo es el fin del mito de la "intransigencia" árabe para negociar ("no tenemos un socio para la Paz")  y una ola de reconocimientos diplomáticos al Estado Palestino independiente que dejará aislados al gobierno israelí y sus lobystas norteamericanos. Los partidarios de la coexistencia pacífica en Medio Oriente deberían aprovechar estas "revelaciones" (ya sean auténticas o no) para defender a la AP y exponer a los que realmente conspiran contra un acuerdo definitivo, aumentando la presión sobre quienes (como Obama o el enviado de la Unión Europea, Tony Blair) han pretendido, hasta ahora, creer en la mil excusas israelíes para posponer lo inevitable. Y seguir, entretanto, expandiendo el tumor de los asentamientos.

Comments (5)

On 5/2/11 4:49 , Bob Row dijo...

Ana: Más allá de las ironías, esta decisión excede en mucho al canciller Timerman. Parece que todo el subcontinente se cansó de esperar tantas idas y vueltas y llamar a las cosas por su nombre. Saludos.

 
On 10/2/11 18:21 , ana maria parente dijo...

La opinión sobre los árabes la compartía mi padre que era italiano por todos lados-nada de judio.-
Creo que tienen razón.
La posición de cierta izquierda israelí tanto dentro del gobierno actual ,como del anterior NO LA COMPARTO PARA NADA ,con respecto a lo exterior (eso del 67 me hace ruido digeran los chicos de hoy en día ),algunas cosas comparto(veo que no hay otro remedio) OTRAS NO.

 
On 10/2/11 21:55 , Bob Row dijo...

Ana: las opiniones sobre la vida cotidiana no se trasladan automáticamente a la esfera diplomática. Los Palestine Papers muestran clatamente que los negociadores palestinos han concedido más de lo imaginable a los continuos avances (atropellos) israelíes. Se terminó la mentira.
No entiendo a qué te referís con "izquierda en el actual gobierno israelí"; no la hay.

Sobre el blog de Varsavsky, debés haber polemizado con mi esposa. Yo no lo sigo porque me parece que vive en un mundo elitista. Para calibrar lo mal informado que está basta con recordar su apuesta al delarruismo. No puedo negar que los he votado cuando el peronismo había perdido el rumbo. Pero de ahí a darles dinero esperando que cumplieran con algún compromiso sería demasiado.

Entiendo que te preocupes por tus familiares judíos y/o israelíes, como yo también tengo y viví en Israel. Pero el sionismo mal entendido ha hecho todo lo posible por frustrar cada oportunidad de paz y convivencia. Me crié en ese medio desde hace 48 años y me cansé de verlo.

 
On 12/2/11 5:18 , Bob Row dijo...

Ana: No dudo que tengas buena información. Pero en este mundo no basta con eso, los procesos sociales son a veces ingobernables; mirá lo que acaba de pasarle a Mubarak con una generación de jóvenes que -pacíficamente- lo echaron. Y la Hermandad Musulmana no les cae muy bien tampoco.
Darle información a los dirigentes comunitarios durante el menemismo era inútil. Ellos eran banqueros encantados con los negocios que hacían con Menem y siguieron apañándolo tras el atentado. Tampoco Israel estuvo interesado en esclarecerlo sino en aprovecharlo para su agenda antiiraní, cuando todo apunta a las deudas de M. con los sirios.
Así que cuando englobás a todos los judíos en los problemas que generan grupos de intereses particulares, le estás haciendo el juego a los antisemitas. Un plutócrata o un delincuente judío me es tan ajeno como cualquier otro; no compromete a la comunidad, que no tiene por qué hacerse cargo. Lo mismo en cuanto a la derecha israelí: si quiere llevar su país a un cul de sac no los voy a acompañar.
Las relaciones más o menos sutiles que el kirchnerismo tenga con el clintonismo posiblemene les hata ayudado a sortear más de un operativo de inteligencia (como el de Antonini Wilson) que pudo poner en jaque su estabilidad. Es comprensible.
No sé a qué te referís con lo de Lula, las flores y "ese señor sionista". Demasiado críptico.
Pero te aviso que del sionismo me alejé en el 69, cuando era evidente que nos mentían. Los propios historiadores israelíes han develado varias mentiras, como el abandono "voluntario" de los palestinos en el 48 (los hecharon sistemáticamente), o como la guerra "defensiva" del 67 (los Dayán y los Sharon la buscaron activamente, aún contra el deseo de Lyndon Johnson).
Cuando hablé de "sionismo mal entendido" fue para evitar polémicas. Pero, en realidad, creo que todo el sionismo fue un "malentendido" para salvar a los judíos del antisemitismo europeo. Fracasaron en eso y hoy la principal causa de peligro es el nacionalismo colonialista israelí. A ese nacionalismo le importa muy poco el futuro de los judíos de afuera; secuestraron el sentdo original del sionismo y lo pervirtieron completamente. Por mí esos colonos y fanáticos religiosos judíos pueden irse al mismo infierno que Al Qaeda.

 
On 13/2/11 15:41 , Bob Row dijo...

Ana: si el de las flores al que te referís es Hertzl, tenés un error de información. El que trajo colonos aquí (una parte) fue el Barón Hirsch, justamente porque no le gustaba el tono nacionalista de Herzl. El sionismo fue muy minoritario entre los judíos hasta la Segunda Guerra Mundial.