Un post de verano, más nostalgioso que político para ilustrar un artículo sobre la famosa cuestión de ¿adónde fueron a parar los negros argentinos?
Claro que si nos ponemos a hablar de la guerra contra el Paraguay (que fue también una guerra de policía para controlar los elementos díscolos del Interior) y de la subsecuente fiebre amarilla, ya entraría lo político, inevitablemente.

Bueno, a los datos de la nota que vale la pena refrescar (un cuarto del pueblo era africano al tiempo de la independencia, muchos subsisten invisibilizados por el mestizaje y -claro- en la música y el vocabulario) sólo quisiera agregar algo que la nota no dice.
Si alguno se da una vuelta por el Once va a ver que hay una pequeña pero visible re-inmigración colorida. Muchachas mulatas del Caribe y muchachos africanos bien renegridos. Andan por ahí con un dejo de provisoriedad, vendiendo lo que pueden para sobrevivir; parando en hoteles "para pasajeros" o pensiones. Tal vez no piensan en quedarse pero, a veces, sorprende ver a algunos que ya se aquerenciaron y saludan a sus conocidos, retrucando una cargada amistosa. 
Ojalá se queden y le devuelvan a la Argentina el color y la variedad que fue perdiendo con tanta tilinguería europeizante que se impuso en el sentido común convencional; justamente durante las décadas en las que más fuimos retrocediendo y "tercermundializándonos".

Comments (11)

On 30/1/11 20:25 , Galliano dijo...

Está bien el artículo, desmontando el mito de la desaparición: Ni una guerra, ni una peste terminan con un grupo que en ninguna provincia bajaba del 20% de la población, lástima que el autor ve la piel oscura en tercera persona y se cuenta entre "los que descendemos de la inmigración". A los indios y a los negros los llevamos en la sangre el 60% de los argentinos. Un triunfo asimilacionista contra las visiones llorosas y necrofílicas de Lanata y otros.
Por lo demás, me da lo mismo que los africanos vengan o no vengan, se queden o se vayan. El racismo fue una construcción ideológica de la modernidad, como el multiculturalismo lo es de la posmodernidad (ajjj, demasiado posgrado). Saludos.

 
On 30/1/11 23:07 , Sujeto dijo...

Hola Bob
Más un saludo de retorno que un comentario, ya que es uno de los -millones de- temas de los que no juno nada, se me ocurre pensar que quienes los rescatan permanentemente del olvido son los discriminadores, quienes con tanta frecuencia los presentifican con su famosa frase, "negros de mierda". Claro (por oposición a oscuro?) que no se refieren a los africanos, pero lo que no es igual, para ellos es esa mierda inferior, ni siquiera humana, en donde caben negros, mestizos, pueblos originarios, etc. etc.
Te mando un gran abrazo

 
On 31/1/11 3:39 , Bob Row dijo...

Galliano: Es cierto lo del 60%, pero si uno está en el otro 40% ¿qué tiene que hace, disfrazarse? Creo que la sinceridad es el primer paso. Ya me gustaría a mí poder tomar sol sin ampollarme; pero aunque ame y quiera recuperar la negritud, sé que inevitablemente lo hago desde afuera. No todos tenemos la suerte de los hijos del Negro Rada que (en sus propias palabras) "sólo les falta ser homosexuales; porque ya son negros, judíos (por la madre) y comunistas". Yo quiero que se queden y jueguen al basket (ya dije que era un post de verano). Suerte con el posgrado, antes de que te coma el bocho.

 
On 31/1/11 3:47 , Bob Row dijo...

Sujeto: Esa frase demuestra que la raza es una creación socio-económica; si no existe, se inventa. Imaginate que estás en Francia y querés descargar tu frustración contra los inmigrantes; te da igual que sea un negro de Camerún, un árabe argelino o un rubio rumano. Bienvenido de vuelta; se te extrañaba.

 
On 4/2/11 14:18 , ana maria parente dijo...

Para mí los negros se mezclaron"con las mejores familias argentinas".
Una ascendiente mía ,media racista la vieja estúpida ,se la pasaba mirándoles la espalda a sus nietas cuando iban a visitarla.Sus nietas eran hijas de un señor de rancio apellido español e incluso estirpe de esa raza.Todas tenían la naricita respingona y una figura envidiable.Eran unas tías re buenas mozas.
"Que tienen el lunar clásico del mulato en la espalda", decía la vieja.
En realidad esta ascendiente racista tenía mucha razón pués he comprobado el tipo de nariz clásica de la raza africana en muchas amigas"copetudas"que he tenido en mi vida.También la figura envidiable que la raza blanca no tiene.
Sin ir muy lejos un ejemplo que todos conocemos :las OCAMPO que sirvieron precisamente de burla en el problema agrario.

 
On 4/2/11 14:31 , ana maria parente dijo...

Otra circunstancia histórica para acallar a todos los que critican a nuestra historia como segregacionista es la siguiente:
NOSOTROS TUVIMOS PRESIDENTE MULATO DOS SIGLOS ANTES QUE EE UU.
TENIENDO EN CUENTA QUE EL MULATO CONQUISTO EL CORAZON DE LA HIJA DE UN VIRREY
ERA EN ESE MOMENTO DE ALTA ALCURNIA Y UNITARIO PARA COLMO.
Toda la historia argentina revisionistas CONTRA EL MULATO.
Se los pongo como paradoja pués personalmente me inclino por el federalimo .

 
On 5/2/11 4:16 , Bob Row dijo...

Ana: Cierto, me olvidé de nuestro primer sillón, digo...presidente. Curiosamente, los que lo ensalzan prefieren callar su componente africano y los que lo denostan por elitista lo mencionan derogatoriamente.
Fue una de las primeras caricaturas que publiqué en mi blog anterior:
http://gloriamundi.blogsome.com/2005/08/07/bernardino-rivadavia/
Gracias por comentar.

 
On 5/2/11 21:21 , ana maria parente dijo...

Sos un genio de la caricatura.

 
On 7/2/11 2:43 , Bob Row dijo...

Y vos sos una exagerada, je. No, sólo soy viejo y -a la larga- algo de los que de veras saben se te termina pegando. Gracias, de todos modos, por la cortesía.

 
On 7/2/11 12:20 , ana maria parente dijo...

Siempre se enojan conmigo porque digo la verdad.A veces la verdad es bastante exagerada.
Tus caricaturas no solo llevan los rasgos sino la expresión exacta de lo que quieres expresar con ellas.
Las de Obama en las distintas circunstancias tienen una sutileza.....

 
On 7/2/11 14:16 , Bob Row dijo...

En esto creo que puedo acordar; pese a mis muchas torpezas, trato de lograr expresivdad. Gracias de nuevo.