En esta entrevista el periodista e historiador -que se ha ocupado de la violencia política de las últimas décadas en varios libros- habla de los antecedentes en la primera mitad del siglo XX.

Los hechos son bastante conocidos: Ley de Residencia, Semana Trágica, Fusilamientos de la Patagonia, Fraude Patriótico. Lo interesante es que Larraquy señala abiertamente sus causas: intereses de clase fuertemente ideologizados.

El miedo a perder el control social (y la propiedad privada) como motor recalentado de una violencia permanente (el fraude en la Década Infame es el ejemplo clásico) más allá de las erupciones sangrientas más espaciadas.

En esta perspectiva, la frase que encabeza este post debería ser el punto de partida de cualquier discusión sobre la década culminante de la violencia política en Argentina. Y de los condicionamientos subyacentes a la restauración democrática del '83 que parecen imponer límites infranqueables a cualquier proyecto de modificación de la ecuación distributiva del ingreso. El Capitalismo sigue poniendo la música que nos hace bailar a todos. Pero la letra sigue siendo la de Karl Marx.


Comments (2)

On 25/7/09 16:15 , Galliano dijo...

No sabía que se le habían caído las chapas a Larraquy. Recuerdo el libro de Galimberti, muy bueno pero algo excesivo. No me pareció escrito por un licenciado en Historia.
Me sorprende la cantidad de veces que usa la palabra "ideología", y en sentido peyorativo o al menos crítico. Este egresado de FFyL pensará que hay conflictos no ideológicos. Saludos.

 
On 26/7/09 15:16 , Bob Row dijo...

Si tenía chapas parece haberlas perdido hace rato, jeh.
"Pensar" como periodista es muy diferente a hacerlo como historiador. Yo hice ese trabajo "todoterreno" durante algunos años en Perfil (sección Coleccionables) y salí sin ganas de volver a escribir.
Lo que me pareció entender es que se refiere a "ideología" cuando la clase dominante siente su Orden en riesgo incluso no habiendo amenazas reales ala vista. No me pareció del todo mal. Un abrazo.