En los últimos años. China ha sido un comprador masivo de materias primas y granos de Latinoamérica y nos ha vendido cantidad de artículos industriales.
Dado que la importación de bienes desde EEUU ha disminuído en medio de la crisis financiera, algunos intentan achicar el pánico. Con ese objetivo en mente, Oppenheimer se dedica a recolectar cifras que demuestren que China está todavía muy retrasada: cantidad de inversión directa en la región, ingreso per cápita, presupuesto militar. Y, ante todo, el número de patentes registradas anualmente en EEUU, que multiplica varias veces el de China.

La paradoja es que todas estas "pruebas de fortaleza" son las que China utiliza para aumentar su influencia. Porque el esfuerzo de mantener el gasto militar y el alto nivel de consumo de su población son los que mostraron el lado débil del "American Way": los déficits gemelos. Y encima, China carece de inhibiciones para aprovechar los desarrollos tecnológicos de otros a su costa. Y está más cerca de lo que Oppenheimer supone, a menos que nuevos reclamos de participación en las "mieles" del Capitalismo, como el de Sinkiang (que, extrañamente, O. no menciona) acosen sin pausa a la dictadura liberal post-maoísta.

Comments (5)

On 28/7/09 11:51 , Anita M. dijo...

Bob Row! Como disfrute el debate en La Perla del Once el otro día! Me quedé pensando en el paper que me contaste que proponía dividir a la Argentina en 4 partes y su control por la comunidad internacional. Me podés orientar sobre donde lo puedo conseguir? Muchos saluditos!

 
On 28/7/09 14:55 , Galliano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
 
On 28/7/09 15:05 , Galliano dijo...

Voy a redactarlo mejor.
Creo que antes de celebrar burlonamente la aparente decadencia del poderío mundial de los Estados Unidos convendría analizar las consecuencias que tendría ese traspaso de poder para América Latina.
Entre 1918 y 1945 el ascenso norteamericano y la decadencia británica agarraron desprevenidos a muchos intelectuales y políticos argentinos que o bien buscaban amparo bajo el ala de un imperio que ya no existía o celebraron la agonía del León Inglés sin atender al nuevo y mas amenazador poder que se erigía.
Personalmente, me preocupa una nueva potencia que no garantice derechos ni a sus habitantes y que sea tan cerrada culturalmente como Estados Unidos lo fue en relación a Inglaterra a principios del siglo XX (y aún hoy). Saludos.

 
On 28/7/09 17:03 , Bob Row dijo...

Hola Anita! Lo que nunca me imaginé es que Omix nos iba a escrachar así :).
Ese paper que mencioné salió en el sitio web del Cato Institute cuando parecía que la Argentina se deshacía; después lo retiraron. En su momento lo guardamos pero se perdió en uno de los tantos crash de disco rígido. Se puede sintetizar diciendo que era el plan de dolarización que todavía fue el programa de Menem en 2003. Uno de los puntos más jodidos era que mencionaba la instrumentación de la violencia social y la desesperación popular para facilitar su realización.
Hoy por suerte, podemos recordar ese momento como una pesadilla de la que pudimos despertar. Lo angustiante es comprobar cómo tanta gente puede haber borrado eso de su memoria ¿no?. Un abrazo.

 
On 28/7/09 17:13 , Bob Row dijo...

Galliano: espero que no se haya entendido que celebro nada. Mientras sigamos siendo proveedores de granos no ganaremos nada cambiando de collar. Por eso me referí explícitamente a la "dictadura liberal post-maoísta".
Tu mención a la cerrazón cultural indica que tenés en mente cierta perspectiva que sería interesante conocer mejor. Para mí, todavía es un misterio adivinar qué papel en el mundo imaginan los dirigentes chinos para sí mismos. Por lo pronto, los acontecimientos de Sinkiang sugieren la vigencia del Manifiesto: allí donde el Capitalismo desata a las fuerzas productivas "todo lo sólido se disuelve en el aire". Así que tampoco ellos la van a tener tan fácil. Un abrazo.