En un recuadro de esta entrevista, Rodolfo Terragno -quien parece no haber sido nunca aceptado del todo por los radicales- recuerda su trato con Frondizi. Rescata su política petrolera y su posición de incorporar al Peronismo en el sistema político, incomprendida por otros en su momento. No menciona el plan Conintes ni otros vaivenes de una relación complicada.

En el cuerpo principal del reportaje se puede destacar el rechazo de que el parlamentarismo solucionaría el carácter personalista del presidencialismo ("el gobierno más personalista fue el de Thatcher"). Dice que tuvo que abandonar el gobierno de la Alianza cuando pretendió ejercer sus atribuciones constitucionales como Jefe de Gabinete y no como un secretario presidencial.

Justamente esta semana en una entrevista televisiva, el ex presidente De la Rúa se quejó de que algunos ministros, como Terragno, se comportaban como primeras figuras. Su error -según él- fue ser demasiado generoso al convocar a sus colaboradores por su talento. País ingrato.

Comments (3)

On 26/10/09 3:29 , Galliano dijo...

Terragno es una figura política muy atractiva intelectualmente, su capacidad de enfocar los problemas de manera compleja dota de originalidad e, incluso, sinceridad a su discurso. El problema es que el no quiere ser un intelectual, sino un político intelectual, y eso necesariamente se mide con dos varas distintas al mismo tiempo: Como político nunca tuvo el liderazgo ni la habilidad para construir consensos sociales ni partidarios detrás de sus proyectos, y su figura, como la de Frondizi por sus apologetas retrospectivos, es la de genio incomprendido. País ingrato, otra vez.

 
On 27/10/09 13:41 , Bob Row dijo...

Uno puede estar más o menos dotado para el liderazgo político, así como hay que tener cierta capacidad de seducción para vender(se) en cualquier actividad pública. Llamalo "carisma" o "x" y es una "virtud" tan amoral como nacer con tal o cual color de ojos. Pero al actuar en política hay errores que se pagan.

En la revista Cuestionario que publicaba en el '73 mandó una tapa (dibujada por Cascioli) en la que le avisaba al gobierno camporista que se cuidara de los golpistas Lanusse y Balbín. Visto desde afuera, no me extraña que los radicales nunca hayan aceptado su ingreso al partido. En un caso así hay que mantener la independencia como aliado extrapartidario.

Su intento de apertura controlada a la inversión extranjera en las empresas públicas (Aerolíneas-SAS) fue rechazada por la oposición con argumentos absurdos ("no les vamos a entregar nuestras rutas") para luego entregar todo desastrosamente.
La capacidad destructiva de la política argentina es un problema complejo al que todavía no le encontré una explicación satisfactoria, fuera de apotegmas simplistas. Un abrazo.

 
On 8/2/11 16:01 , ana maria parente dijo...

La linea de FRONDIZZI ,practicamente de reformas pre neo liberales comienza la explotación del petroleo de forma indiscriminada y se lleva EL PETROLEO SUPERFICIAL o sea el que habìa que cuidar para asegurar el abastecimiento.El único que era rentable para el neo capitalismo.
Practicamente TERRAGNO inicia la linea neo liberal del acuerdo de transición con el amigo patilla MENEM.Que dice la gente que como era radical el acuerdo con la empresa sueca de aviación tenía que ser más honesto,esas son solo anécdotas.