Este viejo conservador aconseja a un joven liberal a desatarse


En su famoso discurso de despedida de la presidencia, el General Dwight Eisenhower advirtió al pueblo norteamericano del peligro representado por los intereses creados del gigantesco complejo Industrial-Militar. Décadas más tarde, el joven liberal Barack Obama está experimentando el peso de esos intereses en carne propia.
Un artículo del Dr. Ciapuscio resume dos notas recientes en publicaciones prestigiosas que muestran dos opiniones divergentes sobre el tema.

Garry Willis en el New York Review of Books parece desencantado. En lo que va de su período presidencial ya lo ve a Obama atrapado por la red de responsabilidades y secretos derivados a la Oficina Oval por las agencias de Inteligencia y Seguridad Nacional. Muchas promesas de cambio no serán cumplidas y la extraordinaria concentración de poder acumulada por el Ejecutivo desde mucho antes de la Era Bush no será devuelta al Legislativo como era la intención original de la Constitución.
Me resulta interesante esta postura, ya que para realizar sus demandas radicalmente liberales (desde el estado de cosas actual) sería necesario un activismo político poco menos que revolucionario.

Por otra parte, Joseph Cirincione en Foreign Policy parece mucho más optimista ya que ve la decisión de abandonar el proyecto de escudo misilístico para Europa Oriental como un signo de la capacidad de Obama de tener una política pragmática. No estaría, pues, constreñido por los planes urdidos por los Neocon antes de su arribo.

Hay que esperar y ver; los signos no son claros todavía. El acuerdo de facilidades para usar seis bases militares en Colombia (con un número indeterminado de tropas mercenarias) pesa en el lado de los "business as usual" (los negocios acostumbrados) de la balanza. En cambio, la negativa a reconocer al gobierno golpista de Honduras (sponsoreado por los lobbies de la fruta y el café norteamericanos) mantiene viva la esperanza de que Obama al menos busca despegarse de la secular política Imperial hacia el "patio trasero".

Eisenhower advierte del peligroso complejo militar-industrial

Comments (6)

On 5/10/09 1:43 , Galliano dijo...

Igualmente creo que hay cierta disparidad entre progresismo doméstico y progresismo exterior. A los norteamericanos les importa que Obama extienda la red asistencial, mientras que la base en Colombia les chupa un huevo.

 
On 5/10/09 22:41 , Bob Row dijo...

Es cierto. Pero estos artículos forman parte del debate en la élite del poder. El pueblo vota pero no decide. (¿viste "Desde el jardín"?). Un abrazo.

 
On 6/10/09 16:45 , Ricardo dijo...

Entiendo la opinión de Gary Willis porque Obama llega a la Presidencia con la promesa del "Cambio en el que podemos creer".
Y en los Iunaitid Esteits muchos creyeron que la fenomenal crisis económica abría un flanco para que realmente se pudieran introducir cambios cuasi revolucionarios.
A mi, aparte del plan de salud, no me mueve mucho el amperímetro Obama.
Tenía la oportunidad de empezar una política de seguridad nacional distina y continúa con la Guerra Preventiva. No es Irak pero es Afganistán nuevamente.

Saludos.

 
On 7/10/09 0:29 , Oscar Grillo dijo...

Eisenhower volvera y sera millones....Y Joe McCarthy tambien.

 
On 7/10/09 14:01 , Bob Row dijo...

Hola, Ricardo. La decepción es lógica, pero en medio de la crisis podría ser peor: una salida fascista.
La sociedad norteamericana quedó muy loca después de Bush (de Obama dicen peores cosas que de Cristina y Néstor).
Yo me conformaría con que logre bajarles el nivel de paranoia.
Lo de Afganistán pinta mal: el Talibán crece porque Occidente se apoya en los terratenientes feudales. Pero están tan locos como los otros. Saludos.

 
On 7/10/09 14:01 , Bob Row dijo...

Sí, Oscar; hablando de paranoia....