Cuando el miércoles me telefoneó el jefe para ilustrar la nota que iba a salir el viernes, sólo me encargó este gesto del Jefe de Gabinete; así que la inclusión del Jefe de Gobierno corrió por mi cuenta. Como yo supuse, la distribución de responsabilidades quedó un poco desequilibrada. Luego, alguien parece haber cruzado las fotos y el dibujo salió con esta otra nota. Es curioso ver cómo se puede correr por izquierda al gobierno, mostrándose sensible con las tareas no resueltas por el Estado, sin hacerse cargo de las décadas de demolición que precedieron a este período. Y, sobre todo, las perspectivas que ofrece su eventual reemplazo por la Oposición Realmente existente (no la ideal y perfecta imaginada desde la comodidad de un escritorio). 
Seguramente, este episodió mostró lo mucho que fue desatendido (en gran parte por propia elección de la mayoría de los votantes porteños). Es evidente que el Estado sufre de un déficit de conexión con las emergencias sociales y un exceso de dependencia de los condicionantes externos (la acumulación de reservas como lastre ante la extrema volatilidad financiera). Pero lo que está ocurriendo en Europa nos muestra que no se trata un "privilegio" local. ¿No se suponía que habían encontrado la fórmula de la prosperidad definitiva?

Comments (3)

On 20/12/10 0:10 , Sujeto dijo...

Querido Bob:
Logradísimo Aníbal Fernandez, lo imagino diciendo "nosotros somos convidados de piedra" (momento en el que quise estrangularlo) y también el tilingo de atrás, al que inspiradamente ubicás "actuando" (en el sentido teatral) sobre un escenario improvisado en el Indoamericano, ante la mirada entre perpleja y temerosa de la nena.
Carajo! qué talento tenés, dibujando una escena transmitiste tantas cosas -de las que se puedan transmitir_ acerca de lo que pasó.
Un Gran Abrazo

 
On 20/12/10 14:22 , Bob Row dijo...

Sujeto: tu lectura de la ilustración (a la que no necesitaría corregirle ni una coma) es -además de certera- un acto de solidaridad. En ocasiones como ésta hay una carga de preocupación por transmitir lo que se me encarga sin desautorizarlo, pero sin violentar mi propia conciencia tampoco.
El riesgo lógico es que termine siendo tan ambiguo y confuso que entorpezca el producto periodístico en lugar de enriquecerlo. (Entre nosotros, es lo que creo que le está pasando a Sábat, atrapado en "el vientre del monstruo", como decía Martí).
Te agradezco tus generosas palabras, que me devuelven un eco tranquilizador de mi trabajo. Por lo menos hasta el próximo encargo. Un fuerte abrazo.

 
On 9/2/11 18:48 , ana maría parente dijo...

EVITA les daba una casita decente ,la criticaban porque les daba demás.
Ahora ,estaremos en un mundo que està mal pero nuestras materias primas andan bien y tenemos posibilidad de industrializar si damos aliciente y seguridad y bien se podrían convertir los impuestos en aunque sea la base de una casita.
Por lo menos URRI en Entre RIOS les hace una piecita ,living ,baño y cocina.La gente cuando termina de pagar empieza a agrandar.Algo es algo.
Los propietarios exigimos al gobierno provincial que los impuestos (lo suficientemente grandes como para sacar préstamo para pagar moratorias)se convirtiesen en respaldo a la gente necesitada.