Para mantenerme de nuevo al ritmo de la actualidad, viene bien esta nota que me encargaron ilustrar. Se trata de una entrevista con un antiguo oficial de Inteligencia que cuenta algunos datos de color de su cosecha. Supongo que a los compañeros peronistas no les va a gustar lo que dice del Bebe Cooke (o, más bien, de su esposa). Dentro de lo fragmentario e inconexo de las anécdotas, resultan por lo menos más entretenidas que las pavadas remitidas desde La Embajada con las que quisieron escandalizarnos los referentes del Periodismo Independiente. De paso: hay que sentirse muy degradado ya, como para que no les importe enmierdarse tan baratamente, ¿no?
Para variar el tono, en el blog de Lucas hay bastante material para masticar que complementa y amplía la magnífica síntesis del hueso del asunto que hizo en 6,7,8.

Comments (2)

On 6/12/10 11:29 , Sujeto de la Historia dijo...

Hola Bob
Leyendo la nota que trajiste, ¡qué jodido debe ser tener una vida pública! digo, más de lo que uno por lo general sabe, el grado de exposición es tremendo.
Y con respecto a esta "megaopereta", de la cual me atosigaron tanto (parezco Isabelita) que perdí todo interés, cuando estoy así desorientado, siempre me hago un pregunta: ¿quién es el más perjudicado? y me respondo: el morocho Obama y Hillary.
Párrafo aparte merece la "mayorización" de la información en los diarios que se encargan de hacer el "menudeo" de acuerdo a su conveniencia, es decir, otra opereta dentro de la opereta... parecen mamushkas.
Te mando un fuerte abrazo

 
On 6/12/10 16:34 , Bob Row dijo...

El contenido de la opereta parece bastante pavo (no tanto lo del Golfo Pérsico) pero lo que se juega detrás puede ser serio. Lo que señalás lo desarrolló muy bien Lucas (habrás visto en el blog de Eva) y el rubio ese tiene algunos antecedentes oscuros con los bancos. Ahora, lo de los cinco mayoristas duplica el fastidio. Ya vimos cómo tituló El País (nuestro Gran Hermano) contra Cristina, aunque luego se hechó atrás.
Volviendo a la nota que ilustré: pobre Alicia,¿no? por ser la compañera de un militante le vigilaban hasta la intimidad.
Gracias, Sujet, como siempre.