A medida que el paso de los días va asentando la polvareda levantada por la decisión argentina de recuperar el control de YPF y, una vez aplacadas las amenazas del gobierno y los medios hispanos (y sus sucursales locales), ya es posible juzgar la clarividencia de algunos comentaristas apresurados.
Entre quienes dejaron su muestra para la posteridad, no extraña ver al desmemoriado Andrés de Miami. Y digo "desmemoriado" porque aunque fuera todavía joven cuando dejó estas costas, seguramente ya tenía la edad suficiente como para recordar la importancia que la petrolera estatal tenía en el país y su papel en el desarrollo del mismo. Por eso, su afirmación de que la salida de Repsol hará de YPF una empresa "menos eficiente" no es tan disculpable como en el caso de alguien que sólo la conociera por informes financieros de segunda mano. 
No, hay que pensar que Oppenheimer es -definitivamente- un Alberto Fernández de vuelo internacional, tratando de obscurecer la información circulante sobre su país de origen, en lugar de aportar para mejorarla. Ningún argentino informado que fuera adulto en los '70, puede ignorar que YPF fue sistemáticamente descapitalizada durante la dictadura haciéndole tomar créditos innecesarios, destinados a otros menesteres (Mundial 78, autopistas), obtenibles merced a la garantía que su prestigio significaba para los financistas. Lo gracioso es que él mismo no puede evitar consignar la desmentida inminente a su pronóstico agorero de los males que sobrevendrán al país por permitir que su presidenta "cruce la raya":

“Los argentinos hacen esto una y otra vez: rompen los contratos, no pagan las deudas”, dice Susan Kaufman Purcell, directora del Centro de Política Hemisférica de la Universidad de Miami. “Desafortunadamente, mientras la reacción inmediata es decir que los inversores ya no irán a Argentina, en realidad no dejan de ir”.
Una vez más, el principal servicio que presta Andresito es el de anunciar todo aquello que va a pasar exactamente del modo contrario al que el lo predice. 

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2012/04/18/1182025_p2/oppenheimer-argentina-a-contramano.html#storylink=cpy

Comments (5)

On 26/4/12 13:09 , Sujeto dijo...

Hola amigo Bob,
Ah los oráculos! institución antigua si las hay, sus nuevos exponentes no dan muestras de aprender ni siquiera un poco de los antiguos: el de Delfos, por lo menos, cuidaba su prestigio (y por ende su credibilidad) siendo siempre ambiguo, por ejemplo diciendo "ganarás la guerra si te esfuerzas lo suficiente": si la perdías, era porque no te habías esforzado, y la pitonisa conservaba el crédito.
Abrazo

 
On 26/4/12 23:26 , Bob Row dijo...

Ja, ja, ja. Mejor aún, querido sujeto; el de Delfos te decía: "Si inicias una guerra, un gran imperio caerá". Podía ser el que atacabas o el tuyo propio.
En ese sentido, hay que reconocerle al de Miami que se juega menos ambigüamente; por eso digo que presta un gran servicio, indicando lo contrario de lo que va a pasar. Un fuerte abrazo y gracias por la visita.

 
On 2/5/12 20:11 , ana maria parente dijo...

Comparto los pasos que se están dando para retomar YPF.
Me encantaría que se llegara a la empresa ESTATAL.
Invariablemente todos los gobiernos van de un extremo a otro y hay muchos políticos aparte de CRISTINA Y NESTOR que han cambiado de idea o han aprovechado los meollos de cada tendencia.
Así que no cabe criticar cuando las cosas se hacen bien.
Es un momento EN QUE HAY QUE CUIDAR EL PAIS Y SUS RECURSOS Y CORRESPONDE QUE PUEBLO EN TODAS SUS RAMAS POLITICAS APOYE.

 
On 2/5/12 20:33 , ana maria parente dijo...

El error en las políticas anteriores al entregar la EMPRESA DEL ESTADO ,con la intermediación de PEREZ COMPANC al ESTADO ESPAÑOL (REPSOL ERA empresa DEL ESTADO ESPAÑOL).
Se debió pensar en ese momento que nuestro petroleo es PETROLEO PROFUNDO y que los intereses de otro país que entraban en juego buscarían -desde su propio interés económico financiero-zonas más fluyentes de petroleo y que exigieran menos gasto en su explotación que los yacimientos de nuestro territorio.

 
On 3/5/12 23:42 , Bob Row dijo...

El daño que se le hizo a YPF es imperdonable e incomprensible. Reconstruirla no será fácil y, seguramente, este régimen mixto es una fórmula transitoria inevitable. Eso sí: que la abrumadora mayoría de la representación política esté de acuerdo parece no importarle a los declamadores del "consenso". Ahora le reprochan a la oposición por no cumplir con su deber de oponerse.