A veces la ilustración de una nota se presenta tan obvia y desagradable que uno debe sudar la gota gorda para no reforzar un mensaje que le repugna, sin contradecirlo en forma grosera.
Es lo que me pasó con este artículo. El Dr. Ciapuscio, habitualmente moderado y con una larga historia vinculada al desarrollo científico aplicado, esta vez se dejó atrapar por la tentación fácil ante la intervención del Gobierno en la televisación del fútbol.
Porque es muy fácil recurrir al "panem et circences" del satírico romano Juvenal para criticar cualquier vinculación del Estado con el principal espectáculo popular y asimilarlo a la corrupción del Imperio Romano. Incluso pegar "por izquierda" citando a Chomsky, a Marx y al "opio de los pueblos".
No me parece mal recurrir a la Historia en busca de metáforas de situaciones actuales, siempre y cuando se hagan las salvedades correspondientes. En este caso hay un doble error cronológico y conceptual.

Ciapuscio inicia su relato de las intervenciones demagógicas romanas con la ley de distribución de harina de Cayo Graco en 123 a.C., en el ápice de la República, casi dos siglos antes de la decadencia imperial satirizada por Juvenal. Ley- por otra parte- que intentaba compensar el desamparo en el que habían caído muchos ciudadanos a raíz del prolongado servicio militar exigido por las Guerras Púnicas. Al no poder cultivar sus tierras, debieron dejarlas en manos de la aristocracia senatorial que disponía de esclavos para trabajarlas mientras ellos caían en el proletariado (literalmente: los que sólo poseen hijos). Para completar el cuadro, la súbita abundancia de riquezas ganadas en la guerra provocó una inflación persistente de los precios de los alimentos.
La supuesta "demagogia" de los Gracos, entonces, respondía a una efectiva necesidad de responder al problema creado por la concentración de la riqueza en manos de una oligarquía codiciosa. Más o menos como la respuesta que el Estado tuvo que dar al descalabro resultante de doce años de convertibilidad en la Argentina de los '90. A aquellas causas, estas consecuencias. Y recordemos que la violenta resistencia a los Gracos llevó al empeoramiento social de la República, a la rebelión de los esclavos liderada por Espartaco, y a la Guerra Civil hasta caer, finalmente, en la dictadura Cesarista. Que es el destino que construyen las "buenas conciencias" liberales, que repudian la demagogia sin repudiar sus causas.

El otro elemento no comprendido es que no se está recurriendo al fútbol como herramienta de distracción de las masas sino para debilitar a un Poder concentrado que estaba utilizando su monopolio sobre el "circo" mediático para disputarle al Estado republicano el control de la agenda pública. Bienvenida, entonces, la pelota si sirve para tapar la cornetita y ver si podemos discutir la mejor manera de producir y repartir el pan. Pero discutirlo en la arena de las instituciones de la Democracia, sin que los dueños de la cornetita nos aturdan constantemente con la prepotencia de un Poder autoerigido que pasa por encima del voto de los ciudadanos.

Comments (6)

On 1/9/09 21:47 , Galliano dijo...

Te falto decir que la principal preocupación de los Gracos -al menos de Tiberio- era asegurar la provisión de soldados-ciudadanos tipo hoplita, amenazada por la posible esclavización de los campesinos. Esas comparaciones trans-históricas tipo Toynbee no son confiables.
Por lo demás, no puedo más que conicidir: Privar a las mayorías del acceso a un esparcimiento -por pedorro, mal jugado y corrupto que sea- no sirvió para inculcarles conciencia crítica durante todos estos años. Siempre hubo "Circo", sólo que privado. Sería bueno que no se descuide el "Pan".
Creo que a esta altura no vale la argumentación: Hay gente que tomo postura y va a criticar cualquier cosa que haga este gobierno (también estan los que hacen todo lo contrario, pero de esos siempre hay). Creo que la apuesta pasa por discutir qué contrapropuesta tienen, si es que la tienen, quizás son capaces de decir como el Duce: "Nuestro programa es tomar el poder".
Muy bueno el dibujo del post anterior también. Saludos.

 
On 1/9/09 23:20 , Bob Row dijo...

Bueno, yo ni hubiera mencionado a los Gracos para comparar con esta república dependiente. Pero juntar el rescate de los expropiados en la República con el circo en el Imperio me pareció demasiado.
Me da pena porque el liberalismo del Dr. Ciapuscio (ex rector de la U. del Comahue, amigo de J. Sábato, etc) estuvo siempre vinculado al desarrollismo, no a los camperos. Un liberalismo así vaciado de sustancia económica termina siendo funcional a los avances antidemocráticos.
La verdad que los dos últimos dibujos se me hicieron pesados porque tuve que lidiar con sonsonetes cansadores ya por tan repetidos. Gracias, Galiano. Un abrazo.

 
On 2/9/09 3:19 , Comandante Cansado dijo...

Muy bueno, Bob.

 
On 2/9/09 8:42 , El Filómata dijo...

Excelente, Bob. Un abrazo

 
On 2/9/09 13:50 , Bob Row dijo...

Comandante, Filomata: gracias, un abrazo.

 
On 26/12/11 14:55 , ANA MARÍA PARENTE dijo...

Siguiendo con la historia ,por lo menos los gracos le daban harina para compensar peor es el caso de los pequeños propietarios rurales.
No te puedo decir que pasamos hambre ,pero por allí cerca dado que tengo familia semi numerosa y "para conservar la herencia familiar" PERO NI PENSAR EN IR A MIAMI POR EL DAME DOS Y A VECES NI A MAR DEL PLATA".
Pero MORENO ,pensar que ahora si lo apoyo para que veas que razono ,PENSABA QUE LA 125 DE RULITOS era para CASTIGAR A LA FINANCIERA QUE DESTROZO AL PAIS Y LO HIZO CAER EN DEFAULT.Las granarias sobrevivieron como muchos dirigentes montoneros.
Lo del fOOTBALL(pongámoslo en english que también es colonialismo)era una barbaridad que fuera pago ,así que mitad y mitad y de total SUPERFICIALIDAD.