Un fin de semana con grandes motivos para festejar. En Venezuela, una elección impecable dio por tierra con las esperanzas (de los envenenadores de la humanidad) de revertir la oleada autonomista de los pueblos sudamericanos.
Y en el torneo de la B Metropolitana, mi querido Platense llegó a la punta de la tabla por primera vez en seis años. De modo que, en vena celebratoria y "en cumplimiento de pactos preexistentes" con el entusiasta grupo de jóvenes que hacen la página de "Platense a lo Ancho", he aquí la primera caricatura dedicada al plantel que lleva en sus pies las esperanzas de ascenso del pueblo "calamar".
Y el primero, claro, no podía ser otro que el 10 que desde hace un tiempo sostiene las banderas del buen juego y el sacrificio por el equipo (y a su esposa que, dicen, le ha inoculado esta hermosa enfermedad). 

Comments (2)

On 9/10/12 2:06 , Galliano dijo...

Celebro y deseo tu posible ascenso, viejo rival.
Alguna vez Platense (más que Colegiales) fue el rival de Tigre en una zona norte con mucho yachting pero poco fútbol. Luego los caminos se bifurcaron.
Ya nos encontraremos, donde sea y caundo sea, y retomaremos nuestro eterno duelo.

 
On 9/10/12 21:53 , Bob Row dijo...

Gracias por los buenos deseos. Yo estuve un poco desinformado de la vida calamar desde que me casé (a fines del siglo) hasta el anterior ascenso del "Metro" al "Nacional". Ahí me enteré de que existía una especie de nuevo "clásico" con Tigre. Los caminos parecen haberse bifurcado siguiendo las carreras (y recursos) de los respectivos intendentes. Ahora empieza para nosotros una convivencia todavía por definir con el primo de Mauri. Habrá que remarla, nomás.