La sección Debates de esta semana se ocupa de la sentencia del juicio a los militares implicados en la masacre de Trelew y los considerandos de los jueces. Secundariamente, también se especula con la responsabilidad del dictador de entonces, Alejandro Lanusse.

El texto es un poco ambiguo. Una jueza sostiene que Lanusse fue el que decidió que los inicialmente fugados del penal de Rawson que se entregaron en el aeropuerto no regresaran a ese lugar, sino que fueran desviados a la base naval; que se pensaba en un escarmiento ejemplificador.
Pero no dice que la decisión del ametrallamiento de los prisioneros (simulando un intento de fuga) viniera de la presidencia. Sólo menciona a "las más altas esferas" (la Junta de Comandantes de las tres armas) en su voto en disidencia con la mayoría, respecto de la absolución del comandante de la base. Los únicos condenados (unos en presencia, otros en ausencia) fueron los ejecutores directos.

Parece poco creíble que un grupo de suboficiales tomaran semejante iniciativa sin conocimiento del superior. Tampoco tengo claro que Lanusse diera la orden o fuera tomado de sorpresa por el hecho consumado. Pero el comandante de la Armada, ciertamente era quien ejercía la autoridad sobre la base. Y la Marina tenía una historia aquilatada de desprecio por las vidas de los civiles. Más aún si se atrevían a desafiarlos.

Pero lo que los dictámenes judiciales no pueden decidir es el juicio histórico sobre el contexto político del hecho y sus consecuencias. La brutalidad y cobardía evidenciada por los uniformados generó el repudio unánime de la prensa y los políticos y promovió una fuerte corriente de comprensión (cuando no de simpatía) entre amplias capas de la población hacia la audacia y la serenidad exhibida por aquellos jóvenes al momento de entregarse. 

Durante un tiempo, las acciones de los grupos armados fueron confundidas con las rebeliones populares iniciadas con el Cordobazo, como una expresión más del hartazgo popular con el empecinamiento de los militares en tutelar la vida civil. Con el tiempo se vería que esos grupos tenía su propio programa "revolucionario"  que no se conformaba con la restauración de las formas democráticas.

Comments (2)

On 4/11/12 20:30 , Galliano dijo...

Excelente retrato, Rob. Te pasaste con la expresión y, además, los colores.

 
On 8/11/12 22:36 , Galliano dijo...

Dejé este comentario, pero no salió, se ve que metí mal los ganchos.
Soberbio retrato, de lo mejor. Felicitaciones.